miércoles, 2 de diciembre de 2009

DÍA XVII


Well you can fall for chains of silver
you can fall for chains of gold
You can fall for pretty strangers
and the promises they hold
You promised me everything
you promised me thick and thin
Now you just say oh Romeo
yeah you know
I used to have a scene with him
Romeo and Juliet
The killers


Los días pasan y yo encerrado en mi tristeza como si ya nada estuviera ocurriendo en el mundo, pero la vida jamás se detiene.
Soy tu esclavo Amor, no puedo, no sé cómo salir de tu recuerdo, estoy sin remedio hundido en la soledad que me acosa, que me habla, que me dice tú no estás, tú te has marchado, y yo aquí como un idiota una y otra vez en mi fanatismo dirigido a ti, porfía de verte otra vez, negligencia en mis esfuerzos por olvidarte, engaño de pensar que tal vez vuelvas, que no es más que un mal sueño del que no logro despertar nunca, que estarás al final de mis lamentos para confortarme como siempre, que serás estrechada contra mi pecho, que el silencio morirá en tu risa. Yo como un cretino que piensa que el mundo puede cambiar, que las estrellas no son solamente el decorado de fondo de alguien más. Como un necio que espera porque no sabe hacer nada más, un tonto que todavía no aprende la lección, un inepto que se revela en contra del “déjalo pasar, ya verás que con el tiempo no dolerá”. Me revelo y prefiero el dolor al olvido. Prefiero el insomnio al dormir, tu nombre en lugar de mirar a otro lado, la locura de la intranquilidad. Prefiero gritar por completo enajenado a pretender que nunca pasó.
No quiero aprender lecciones ni quiero que la vida siga.
Amor, te digo que deseo acuchillar al olvido, ahogar la soledad, destrozar a la tristeza y consumirme si es necesario en este proceso, porque te quiero aquí, porque te amo en contra de todo pronóstico, en contra de toda razón, te amo y no quiero perderte, menos aún perder esto que siento, porque de una u otra forma es lo último que dejaste en mí!

No hay comentarios:

Publicar un comentario